Dolor y misterio en el crimen de un misionero en Virasoro

Ocurrió en el paraje Las Higueras, a 50 kilómetros de Virasoro.

El crimen de un misionero cometido en las afueras de la localidad correntina de Gobernador Virasoro devela a los pesquisas involucrados en el caso, quienes incluso avanzaron hasta Apóstoles y alrededores en búsqueda de pistas. Todo comenzó el lunes al mediodía, cuando un hombre alertó que la vivienda de un vecino en el paraje Las Higueras, estaba ardiendo en llamas.

Los uniformados locales acudieron al sindicado lugar, ubicado a unos 50 kilómetros Virasoro, y tras sofocar el fuego encontraron el cuerpo calcinado del propietario del inmueble.

La víctima fue identificada luego como Juan Marcelo Boicho (44), un hombre oriundo de Apóstoles pero radicado desde un tiempo en Virasoro, donde estaba a cargo de unos campos familiares y se dedicaba a la ganadería. De inmediato se inició una investigación para esclarecer el hecho y las pistas que se recolectaron concluyeron que Boicho había sido asesinado, aparentemente de un certero golpe con un objeto contundente en la cabeza.

Según consignó el portal correntino El Litoral, de acuerdo a los elementos recogidos en la investigación, entre ellas varias manchas de sangre, el homicidio habría sido perpetrado fuera de la vivienda, tras lo cual el o los autores del hecho llevaron el cuerpo de Boicho hasta su cama e iniciaron el fuego que estuvo a punto de devorar por completo la propiedad.

Con todo esto sobre el tapete, lo que se sospecha es que el homicida inició el fuego para simular que se trató de un incendio accidental y así ocultar el crimen, pero el montaje no funcionó.

Un hermano de la víctima aseguró que el domingo estuvieron todos juntos compartiendo un asado en el lugar y los pesquisas consultados por los matutinos correntinos indican que el sujeto aparentemente no tenía problemas con ninguna otra persona.

Bajo estas circunstancias, el caso se presenta complejo para los pesquisas, quienes todavía no pudieron determinar si el homicidio se produjo en el marco de un intento de robo o el ataque tendría otras aristas relacionadas.

En el hecho interviene la Dirección de Investigación Criminal de la Policía de Corrientes, cuyos integrantes trabajan en la recolección de más pruebas y toma de testimoniales con eventuales testigos o conocidos de la víctima.

En ese contexto, se supo que en las últimas horas se han hecho contactos entre las fuerzas correntinas y misioneras, dado que los investigadores continúan avanzando en el caso e investigan el círculo de amistades, conocidos y más de la víctima en Apóstoles.

Hasta el momento se realizaron varios procedimientos en tanto en Virasoro como en Colonia Liebig y se concretó la demora de tres personas que tenían vínculo con Boicho para ver si aportan información. “Se están estableciendo las relaciones personales de la víctima y las conexiones con quienes frecuentaba el lugar, porque es un lugar bastante aislado. El vecino más cercano está aproximadamente a 10 kilómetros del lugar”, explicó a Diario Norte el jefe de la Policía correntina, el comisario general Félix Barboza.

En la causa interviene la jueza de Instrucción de San­to Tomé, Marina Durand.