Tras más de cuatro años de espera y 22 cirugías, Santy fue trasplantado

Debido a una miopatía visceral, el niño de ocho años necesitaba un trasplante de intestino que finalmente se concretó ayer. La noticia fue motivo de alegría para sus padres, hermanos y todos aquellos que lo acompañaron en la adversidad.

Audio FM Libre 96.9


Ese llamado que esperan hace años, llegó ayer. Los padres de Santiago “Santy” Pedrozo recibieron la buena noticia de que el pequeño podría recibir el trasplante de intestino. Tras la intervención quirúrgica, familiares, amigos y conocidos, seguían rezando para que la evolución sea favorable.

“Días atrás se cumplieron cuatro años que esperábamos un donante. Soportó 22 cirugías y numerosos tratamientos”, recordó la mamá de Santy, Soledad Ponce, quien se alistaba para ir a la terminal de ómnibus de Virasoro. “Vine unos días a ver a mis otros dos hijos, él estaba con su papá. Fue una alegría enorme cuando me llamaron para avisarme que podrían trasplantarlo”, comentó en diálogo con El Litoral. A su vez, indicó que su pequeño hijo que el 11 de agosto cumplirá 9 años, estaba en lista de emergencia del Incucai desde agosto del 2015.

“A las 15 comenzaron a prepararlo para la cirugía”, comentó Soledad que estimó que hoy a las 9 arribará a Buenos Aires. Si bien recién ahí podría verlo nuevamente, ya tenía conocimiento de que la intervención quirúrgica se realizó y que ahora deben esperar que evolucione favorablemente.

“Sólo quien alguna vez pasó por una circunstancia así puede realmente entender lo que significa”, subrayó Soledad. Haciendo referencia no sólo a los años de espera, sino también a las cirugías y tratamientos que el niño debió soportar.

Pero más allá de las adversidades, su mamá destacó que durante todo ese tiempo pudieron permanecer allá sin inconvenientes porque la obra social (Osprera) se hizo cargo de los gastos. “Ahora él tenía internación domiciliaria y estábamos viviendo en el hotel de ellos e inclusive se ocupaban del transporte para que él fuera a la escuela”, destacó Soledad.

Al cierre de esta edición, ella estaba en el colectivo con destino a Buenos Aires, donde hoy arribará para seguir acompañando a Santy, ahora, en su proceso de recuperación tras el trasplante.