Gendarmes se habrían quedado con cigarrillos de contrabando.

Los sorprendió una patrulla de la Policía Rural e Islas cuando circulaban en una camioneta no oficial. La mercadería sería parte del cargamento que un contrabandista llevaba en un automóvil.

Dos efectivos de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) están sospechados de apropiarse de varios paquetes de cigarrillos ingresados al país de contrabando y que formarían parte de la carga que un delincuente perdió, al despistar y volcar un automóvil en la localidad de Alvear.
Autoridades de la Policía Rural e Islas y Ambiente Rural (PRIAR) demoraron a los hombres de GNA durante un operativo de control rutinario, en medio del cual se produjo un momento de tensión cuando uno de los sospechosos habría desenfundado una pistola.
Este hecho ocurrió el miércoles sobre la Ruta Provincial 36, próximo al empalme con la Ruta Nacional 14, en la localidad del interior provincial situado en la costa del río Uruguay.
Cuando los policías solicitaron exhibir el interior de la camioneta encontraron reticencia. “No quisieron dar información solicitada, ni del registro del vehículo en el que se encontraron armas y elementos de contrabando”, explicó ayer el comisario Néstor Sosa, jefe de la PRIAR Alvear, en declaraciones a Radio Nacional Santo Tomé.
Tales gendarmes habrían manifestado que iban a su base para anexar esa mercadería a la causa iniciada el martes, fecha en la cual se produjo el vuelco del automóvil de un contrabandista sobre ruta 36 casi empalme con la carretera 40. Sin embargo, la explicación generó más dudas que certezas.
Un detalle complicaría a los gendarmes: el miércoles estaban en franco de servicio y pese a ello habrían regresado, uniformados, a la zona donde el día antes encontraron al auto tumbado. La mercadería no constaba como parte de aquellos 1.538 cartones.

Fuente: Diario Epoca