Garay salió a denunciar un intento de golpe institucional

En medio del conflicto con obreros municipales en Santo Tomé.

Luego que se desatara un conflicto gremial de obreros del área de obras públicas de la comuna tras conocerse dos despidos y la posibilidad que sean echados otros cincuenta de una lista que trascendió este lunes tras la derrota electoral de Unidad Correntina; el intendente Mariano Garay salió a denunciar un intento de golpe institucional a su gobierno y acusó directamente a la viceintendente Vivian Storti y al ex intendente y actual senador Víctor Giraud. Según su punto de vista, no se los deja trabajar y también apuntó contra los concejales del Frente de la Victoria a quienes acusó de haberse entrometido en las funciones del Ejecutivo Municipal. Precisamente, los ediles mencionados preparan un pedido de informes al DEM para determinar si se está pagando o no a las ART y el seguro de vida de los trabajadores municipales. En la mañana de este jueves, comenzó a normalizarse la prestación de servicios en el sector de obras públicas.

CONTRAOFENSIVA. Garay apeló a la estrategia de endilgarle toda la responsabilidad de lo que ocurre actualmente a su vice intendente y al actual senador y también ex intendente. Los obreros en protesta esperaban que el jefe comunal se apersonara en el galpón para mediar en el conflicto pero nunca lo hizo. Como tampoco lo hizo Fabián Borda. Mandó a Argilaga y Acuña a "meter el pecho a las balas".

Tras una jornada de máxima tensión a raíz de la paralización de las actividades en el sector de obras públicas a raíz de la toma del galpón municipal por parte de más de cien operarios municipales donde hicieron conocer su preocupación por lo que ellos consideran una persecución luego del resultado adverso que sufriera el sector político que hoy conduce los destinos de la comuna, en este caso Unidad Correntina; el jefe comunal convocó a una exposición con la presencia de un medio televisivo local donde dio su punto de vista sobre el conflicto suscitado. Estuvo acompañado del secretario de gobierno Fabián Borda; Jorge Argilaga de Obras Públicas; Alvaro Acuña de Hacienda; Diego Garay, coordinador de gabinete y Enrique Lovera de Educación Superior. Fue poco más de catorce minutos de exposición donde el intendente intentó despejar las dudas que rodean a un conflicto que se sabe cómo comenzó, pero no como va a terminar.

En líneas generales, Garay hizo hincapié en todo momento de deslindar responsabilidades en la figura de su propia vice intendente Vivian Storti y el ex senador Victor Giraud, a quienes acusó de ser los instigadores del conflicto y de buscar dar un supuesto golpe institucional contra su gestión de gobierno. En ese sentido, Garay trazó un panorama de lo que supuestamente Giraud le dejó la administración comunal en términos financieros a las que calificó como desastrosa. Lo hizo dos años después de haber asumido el cargo. No obstante ello y ante una consulta donde se le recordó que cuando asumió el cargo en 2017 había expresado en su discurso que “Giraud le dejaba la vara muy alta”; Garay sostuvo que eso lo había dicho era en la faz “social” y no en lo económico. En la oportunidad insistió en que la vice intendente Viviana Storti era la cabecilla de un intento de "copamiento" del galpón municipal.

En el aspecto financiero precisamente, consultado si él no tenía conocimiento sobre los manejos que realizaba el ex intendente Giraud; Garay sostuvo que él nunca tuvo acceso a datos del área contable, “un secretario de gobierno nunca tiene acceso a esa documentación” aseveró. Sin embargo, un dato no menor si se quiere es que Mariano Garay fue vice intendente de Giraud y luego fue su secretario de gobierno. En ambas funciones siempre firmaba valores y documentaciones relacionadas con el manejo de fondos.

También incursionó en el reciente hecho de la quema de la camioneta que era utilizada con fines partidarios y que pertenecería a una hermana del secretario de Fabián Borda. En esa línea una y otra vez se solidarizó con la familia Borda por supuestas amenazas que habría recibido recientemente.

En otro orden de cosas, dijo que se haría una denuncia ante la justicia porque se habría extraviado documentación del archivo municipal relacionada a la obra de construcción del acceso a Santo Tomé, aunque no brindó mayores precisiones.

Así mismo, el intendente ratificó que se hará cumplir a rajatabla las directivas que se dieron para trasladar al empleado Carlos Suarez y que se harán las denuncias correspondientes ante la justicia porque en la toma del galpón municipal no eran empleados municipales, si no gente extraña al municipio. Deslizó que detrás de la medida de fuerza hay finalidades políticas y volvió a apuntar a Storti y Giraud.

Sobre el reclamo puntual de los trabajadores que piden el cese de los hostigamientos y persecuciones que se profundizaron luego del domingo último tras la dura derrota electoral que sufriera en esta ciudad y en toda la provincia el sector de Unidad Correntina; más la provisión de indumentaria de trabajo y la devolución de la suma de mil quinientos pesos que hace un año atrás se le descontó a obreros que cobraban ocho mil pesos mensuales; el jefe comunal desmintió que ello sea así. “Días atrás hemos entregado ropas de trabajo, no lo podemos dar a todos juntos por la situación económica difícil que estamos atravesando, pero siempre hemos respondido a cada uno de los reclamos de los trabajadores que se nos ha efectuado” puntualizó el jefe comunal.