Niña subsistió tres días en el monte escapando de los abusos en su hogar

Misiones. Curtida por el maltrato desde temprana edad, reconoció que se refugió en el monte, donde “estaba mucho mejor que en mi casa, pero llegó un momento en que no aguanté el hambre y vine acá para pedir ayuda”.

La menor llegó el pasado 14 de febrero al domicilio de Carlos Javier R. (Foto), casado y padre de cuatro chicos, quien la asistió y desde entonces viene golpeando puertas para lograr la contención que requiere una menor en tal estado de vulnerabilidad.
Rojas y su familia residen en una zona rural ubicada entre Oberá y General Alvear, donde se dedican a la agricultura.
“Esta nena fue abandonada por la familia y por el Estado. Desde mediados de febrero estoy golpeando puertas para que la asistan y nada. Ella necesita atención médica y psicológica por todo lo que pasó”, alertó Rojas.

Los abusos
La menor contó que nunca conoció a su padre biológico y que su mamá también es víctima de su concubino. “Él le pega a ella y mis hermanitos. A mi mamá le pegó cuando estaba embarazada y casi perdió el bebé”, afirmó.
“Mi mamá me mandó a vivir a la casa de mi hermana mayor en Caballeriza y me anoté en primer año de la Escuela Normal. Pasaron unos meses y mi hermana se mudó con el marido y me quedé sola con mi hermanastro (de 21 años). Él empezó a abusar de mí y le conté a mi mamá, pero no hizo nada”, lamentó.
Finalmente, abandonó el colegio a mitad de año y regresó a la casa materna, donde cesó el abuso sexual pero continuó el maltrato físico.
“Yo conté en la Municipalidad y en la Comisaría de la Mujer que mi hermanastro me violaba, pero hasta ahora no hicieron nada y él anda tranquilo por ahí”, agregó.

Fuente: El Territorio