Itatí: decomisan campo a banda narco

La propiedad está situada sobre la ruta de acceso, a unos 500 metros de la Ruta Nacional N° 12, donde en el 2013 hallaron casi 500 kilos de marihuana, listos para ser enviados en tres autos. Cuatro sujetos fueron condenados por el hecho.

Los jueces de la Sala 1 de la Cámara Federal de Casación Penal, ordenaron ayer el pase al Estado de una propiedad ubicada en el acceso a la localidad de Itatí, donde en el 2013 detuvieron a cuatro narcos con casi 500 kilos de marihuana.
La droga estaba acondicionada y lista para ser enviada en tres automóviles también secuestrados en la ocasión. La finca se encuentra en el kilómetro 8,2 de la ruta provincial 20, de acceso a Itatí, a 500 metros del cruce con la Ruta Nacional 12.
Según confirmaron ayer los jueces de la Sala 1 de la Cámara Federal de Casación Penal, el lugar pasa al Estado tras sostener el decomiso sentenciado en marzo de este año por el Tribunal Federal de Corrientes, pese a que el defensor oficial Enzo Di Tella fundamentó que allí se encuentra una vivienda familiar y afectaría a personas que la habitan y son ajenas a la causa.

En la propiedad hay un taller mecánico y una casa donde vive Carlos Aldo Marín, quien terminó condenado a siete años de prisión, mientras que Víctor Hugo Marín, Maximiliano Oscar Marín y José Clementino Piris, recibieron seis años.
La sentencia fue dictada después de un juicio en el que se comprobó que el 23 de julio de 2013 tenían preparados para trasladar en tres autos 484,7 kilos de marihuana. Además, se ordenó investigar a los gendarmes Francisco Maidana y Roberto Olmedo, porque irrumpieron en el allanamiento antinarco pese a que el operativo estaba a cargo de la Prefectura y el juez actuante no les ordenó su participación.
La droga estaba acondicionada en tres vehículos que se hallaron al fondo del domicilio: un Volkswagen Fox contenía 3 bolsas arpilleras con marihuana prensada, un Peugeot 408 con seis bolsas y un Volkswagen Gol con 25 bultos de droga.
Asimismo, en el interior de la casa se halló un bulto más y en el patio otros dos paquetes de estupefaciente.
Fuente: El Litoral