Vacaciones: volvió a subir el pasaje de micro y el aumento anual supera el 50%

El viaje en colectivo de larga distancia tuvo pequeños incrementos durante este año, y actualmente para viajar a otras provincias se necesitan más de $700 (por boleto) a diferencia de la temporada pasada.

Viajar en estas vacaciones de verano será más costoso, ya que los pasajes de los micros de larga distancia tuvieron un nuevo aumento en este mes.
Tal como estaba previsto hubo ajustes y la última suba ronda entre el 10% y el 20%. De esta manera, visitar algunos destinos turísticos costará hasta 50% más que la temporada anterior, por los aumentos acumulados del año.
Esto se pudo corroborar, en el marco de un análisis de los precios realizado y tras compararlos con los importes del año pasado. En cada caso, los porcentajes de aumentos de precios varían de acuerdo al destino, pero en líneas generales la mayoría aumentó entre un 30% y hasta en más del 50%.

Así por ejemplo, el pasaje a Buenos Aires que el año pasado costaba entre $800 y $1.200, actualmente cuesta entre $2.250 y $2400. En tanto que el servicio ejecutivo, supera los $2.680 y a diferencia de otras temporadas no se ofrecen las rebajas denominadas “low cost”.
En este mismo sentido, preparar un viaje a Salta también costará más caro, ya que tuvo pequeños aumentos durante todo el año. De acuerdo al registro, el año pasado el pasaje costaba $1.400, en tanto que en noviembre pasó a valer $1.700 y actualmente la empresa más económica ofrece el servicio a $1.880, pero en otra firma cuesta $2.000. De igual manera, para quienes prefieran vacacionar en las sierras, el boleto más económico a Córdoba actualmente cuesta entre $1.520 y $1.800. En tanto que el mismo pasaje, hace un año, costaba entre $893 y $1.200.
Las modificaciones de los precios varían mucho de acuerdo al destino seleccionado, ya que por ejemplo el pasaje a Iguazú, que tuvo un aumento del 40% en noviembre, se mantuvo este último mes. Para viajar a la ciudad de las Cataratas, se necesitarán entre $1.300 y $1.900, en tanto que el año pasado el pasaje valía entre $730 y $900. En todos los casos, se tuvo en cuenta los costos mínimos de pasajes, y hay pequeñas variaciones dependiendo del servicio que ofrecen y la firma elegida.

Promociones:
En la cuenta regresiva para las vacaciones de verano, son muy pocos los destinos que ofrecen las rebajas “low cost”. Además, este año todavía no pusieron en vigencia los tradicionales descuentos a jubilados y estudiantes, que antes conseguían rebajas de hasta el 20%. Por otra parte, en los boxes de la Terminal de Omnibus comenzaron a recibir mayores consultas y también ventas de pasajes, pero sobre todo de estudiantes que regresan a sus hogares en otras ciudades. Todavía no detectan movimiento netamente turístico, pero tienen buenas perspectivas. En síntesis, entre los ajustes de temporada y los aumentos propios de la inflación, un pasaje puede valer hasta un 60% más caro que el año pasado.