Fuerte oposición a la creación del Parque Nacional Iberá

Diferentes sectores sociales, sindicales, políticos y de derechos humanos de la provincia de Corrientes intentan frenar el proyecto de Ley que promueve la creación del Parque Nacional Iberá.

Los movimientos sociales y políticos aseguran que el proyecto de ley que promueve la creación del Parque Nacional Iberá viola la Constitución de la Provincia de Corrientes, en especial su artículo 66 que determina que los Esteros del Iberá son Patrimonio Estratégico, Natural y Cultural de la Provincia de Corrientes cuya preservación, conservación y defensa a perpetuidad, corresponde a la Provincia.
La abogada, ex diputada provincial por el Partido Comunista de Corrientes, Sonia López, explicó que “este proyecto pretende violar nuestra constitución provincial” y que los Esteros del Iberá son un “recurso natural histórico que significa la identidad y la historia de los correntinos y correntinas” así como también son “la boca de recarga y carga del acuífero guaraní, un océano de agua dulce que tenemos bajo los pies a mil metros de profundidad, y el segundo reservorio de agua dulce mas importante a nivel mundial”.

Otra de las denuncias indica que este proyecto de ley es en realidad el cumplimiento de un intercambio de favores entre el gobierno nacional y provincial, con la empresa norteamericana Conservation Land Trust, del fallecido Duglas Tomkins y sus socios provinciales. Uno de los favores sería el “blanqueamiento” de títulos de tierras que han estado en conflicto social permanente desde hace más de dos décadas.
Otro de los favores reside en entregar la administración del futuro Parque Nacional Iberá a la empresa Conservation Land Trust. Tan es así que en estos últimos años todo el personal de esta compañía norteamericana ha pasado a integrar la nómina de Guardaparques de la Administración de Parques Nacionales. Los mismos que han acosado durante décadas a los pobladores originarios y lugareños.

La ex diputada provincial consideró que “con este proyecto de Parque Nacional de Iberá nuestro patrimonio va a pasar a ser gerenciado por una corporación norteamericana. Es decir, bajo el manto de Parque Nacional Iberá, en realidad lo que se hace es transferir la jurisdicción y el manejo de nuestra riqueza natural a este sector del colonialismo imperial norteamericano”.
“El problema legal es que el Parque Iberá se rige por una ley nacional de Parques que permite el desalojo en veinte días de toda presencia humana, con lo cual queda abolido el derecho de los pobladores originarios a permanecer en el lugar”, agregó López.
Habrá que esperar a la próxima semana de sesiones en el congreso nacional, ya que aún este proyecto de ley se encuentra en la agenda 2018 en diputados.