Tras ser cesanteado, Miguel Arismendi cuestionó al Intendente acompañado por la Viceintendenta y Giraud.

La semana pasada fue cesanteado el secretario de Relaciones Internacionales de la Municipalidad de Santo Tomé, Miguel Arismendi.

Ayer, el ahora ex funcionario, realizó una conferencia de prensa en la que objetó al intendente Mariano Garay. En este contexto, habló de presuntas persecuciones políticas como así también de un “ninguneo” a la actual viceintendente Viviana Storti.
Esos y otros cuestionamientos fueron pronunciados por Arismendi ante los medios y en compañía de varios dirigentes, entre ellos el ex jefe comunal y actual senador Víctor Giraud y de Storti. Las participación de los dos últimos no es una cuestión menor, considerando que Garay fue secretario de Gobierno durante la gestión municipal de Giraud. A lo que se suma que es el esposo de la actual vice.

Y si bien la relación política entre Garay y Giraud no sería buena hace varios meses, ahora el quiebre de la alianza política ya se hizo pública.
“La situación es preocupante, no por el hecho de que me hayan dejado cesante a mí, sino porque este tipo de persecución por parte del intendente Garay a todos quienes se identifiquen con la administración anterior, es algo que se viene observando desde el pasado 10 de diciembre, como si él no hubiese sido parte de la gestión anterior. Lamentablemente, somos los mismos que hemos trabajado para que él pueda estar hoy en el lugar que está”, expresó Arismendi.
Al mismo tiempo consideró que “la señora Viviana Storti es víctima de violencia de género” porque “este intendente lo hace con sus actitudes, quitándole todo tipo de facultad que, por Carta Orgánica le compete a ella. Lo digo porque yo fui testigo de lo que aguanta; lo vi pararse frente e él con firmeza ante las injusticias, y es bueno que la ciudadanía lo sepa”.
Fuente: El Litoral.