​“La meta es bajar el índice de mortalidad infantil a un dígito”.

El gobernador encabezó la inauguración del servicio en el hospital Materno-Neonatal, donde se entregó además equipamiento para otras áreas del Vidal.

El gobernador Gustavo Valdés dijo este miércoles que la meta de su gestión es bajar la mortalidad infantil a un dígito y destacó que el Banco de Leche Materna, inaugurado esta mañana en el hospital Materno-Neonatal, “colaborará, y mucho” para alcanzar ese objetivo.
El mandatario resaltó que el habilitado en Corrientes es el cuarto Banco de Leche del país. “Estamos trabajando con tecnología de punta, como nos tienen acostumbrados los médicos de Corrientes, que permanentemente hacen un esfuerzo enorme por el prójimo”, dijo Valdés en el acto, donde estuvo junto con el ministro de Salud, Ricardo Cardozo, entre otros funcionarios y legisladores.
“Necesitamos apuntar a tener mayor sobrevida en Corrientes y seguir bajando los índices de mortalidad infantil, que, por ahí, se nos escapó un poquito. Llegamos a 14 [por mil], bajamos 13, estamos en 12 y tenemos que llegar a un dígito. Este banco colabora, y mucho, para ello”, dijo.

Valdés destacó la inversión estatal en el hospital Vidal, donde, aparte del Banco de Leche Materna, que demandó 7,5 millones de pesos, se asignaron recursos por 17 millones de pesos en el servicio de gastroenterología, el área quirúrgica, de anestesiología, oncología y laboratorio.
“Esto no lo podríamos hacer sin médicos, profesionales de la salud comprometidos en brindar un buen servicio a la comunidad. Sé que deficiencias podemos tener, pero lo hacemos con el corazón y en la medida de los recursos equilibrados”, señaló.
El gobernador resaltó además la inversión que hará la Provincia en materia de fibra óptica, a través de la empresa Corrientes Telecomunicaciones Sapem. Ello permitirá “conectar a cada uno de los hospitales y el aprovechamiento de la aparatología y el trasporte de imágenes a valor cero. Esa inversión ronda los 150 millones de pesos”, dijo.