Valdés se reunió con el canciller por Apipé y pidió que promuevan convenios bilaterales.

Luego del planteo formal de la Provincia ante el Ministerio de Relaciones Exteriores por un incidente jurisdiccional con la Prefectura Naval del Paraguay, Gustavo Valdés mantuvo un encuentro con Jorge Faurie.

El Gobierno provincial formalizó su preocupación ante la Cancillería argentina por el conflicto internacional por los límites de las aguas de la isla Apipé Grande. En este marco, el mandatario Gustavo Valdés se reunió ayer en Buenos Aires con el ministro de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, Jorge Faurie, y evaluaron la posibilidad de la visita del diplomático a Corrientes.
Según informaron desde la Provincia, el jefe del Ejecutivo analizó con el ministro nacional el episodio ocurrido el fin de semana pasada en la isla Apipé Grande, cuando integrantes de Prefectura Naval de Ayolas, Paraguay, interrumpieron un concurso de pesca con devolución organizado por el Municipio de San Antonio de Apipé.
La intervención de la fuerza del país vecino se registró, de acuerdo con la información recabada por el Gobierno, presuntamente con amenazas propaladas a través de un megáfono, dando cuenta de que concretarían detenciones y sustracción de equipos si no suspendían el certamen. Por este motivo, los organizadores debieron cancelar la actividad.
El hecho fue denunciado por el Gobernador ante Cancillería. Sin embargo, desde Paraguay replicaron que la fuerza actuó conforme a la ley y que, además, habrían estado protegiendo un área de reserva ictícola. Los pescadores deportivos, por su parte, habían informado que no actuaron en dicha zona y que el concurso se desarrollaba con normalidad.

Sin embargo, el conflicto de fondo es limítrofe, ya que la isla es argentina pero las aguas son paraguayas. Anteriormente sucedieron episodios similares pero este último, posiblemente por su “viralización”, desató un reclamo formal con intervención del Ejecutivo provincial. La resolución de fondo, no obstante, requiere de un análisis profundo y de acuerdos diplomáticos entre ambas naciones.
Corrientes, por su parte, ha concretado el aporte de información, antecedentes, y otros elementos que permitirán al equipo de la Cancillería profundizar las acciones que está realizando para proteger la seguridad y los bienes de los habitantes de la zona. Además, la Provincia busca generar los acuerdos y convenios necesarios para que este tipo de sucesos no se repitan.
“Se van a tomar todas las medidas necesarias para proteger a los habitantes de las islas y la zona limítrofe de nuestra provincia, que forman parte del territorio y patrimonio nacional; no buscamos profundizar ningún conflicto, pero sí somos firmes en la defensa de nuestros pobladores. En el marco de las conversaciones que mantuvimos con el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, surgió la posibilidad concreta de que próximamente esté visitando Corrientes, lo que sería oportuno e importante para nosotros”, manifestó Valdés tras el encuentro con Faurie.
El mandatario sostuvo que su gobierno seguirá trabajando con los diferentes sectores involucrados de la Provincia en pos de generar una posición totalmente clara y firme de defensa de los intereses tanto de Corrientes como de la Nación, y fundamentalmente en lo que hace a la seguridad, la vida y los bienes de los pobladores de la isla.
El episodio generó múltiples opiniones de representantes locales y el trabajo en red a nivel parlamentario. El jueves, el Senado de la Provincia aprobó por unanimidad la resolución presentada en conjunto por las bancadas oficialista y opositora, en la que se solicita al Poder Ejecutivo nacional que ordene la confección de un protocolo de mediación tendiente a solucionar el conflicto durante una posible transición, hasta resolver definitivamente la controversia que consiste en volver a los límites con Paraguay, establecidos en el tratado de 1876.

El senador Noel Breard, autor de la iniciativa, dio una extensa fundamentación sobre el expediente Nº 6.950/18. Su propuesta fue suscripta por senadores de los bloques ECO+Cambiemos y PJ-Frente para la Victoria.
De esta manera, la Cámara alta sentó postura después del incidente ocurrido días atrás en isla Apipé Grande. A través de esta iniciativa, se pide a la Nación que ordene la confección de un protocolo de mediación para solucionar el conflicto durante la transición, ya que se pretende resolver los límites para que la isla Apipé esté rodeada de aguas argentinas para su integración al continente. De esta manera, se dejaría sin efecto lo resuelto por la comisión demarcadora presidida por Luis María Miró y aprobada por decreto del presidente de facto, Reynaldo Bignone, el cual no pasó por el Congreso de la Nación.
Alertada por el reclamo de la Provincia, la Cancillería argentina dio a conocer esta semana, a través de un comunicado, las acciones que se realizaron con el país vecino. El mismo sábado 13, el subsecretario de Asuntos de América, Leopoldo Sahores, planteó la inquietud por la situación al embajador de Paraguay en Argentina, Julio César Vera Cáceres. El lunes, en Montevideo (Uruguay), Faurie abordó este episodio con su par paraguayo Luis Castiglioni, en paralelo al encuentro de ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur que se realizó allí.
Además, la Cancillería se comunicó con el embajador argentino en Asunción del Paraguay, Héctor Lostri, quien analizó con el prefecto de la Armada del vecino país los hechos del sábado y la búsqueda de soluciones posibles, ya que la isla Apipé Grande, ubicada al sur de la Represa Yacyretá sobre el río Paraná, se encuentra rodeada por aguas de jurisdicción paraguaya.
Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, además, se aseguró que se trabaja para establecer un entendimiento con el Paraguay que permita el desarrollo de actividades recreativas en las aguas que circundan la isla, al tiempo que se asegure la protección de la fauna y el medio ambiente. Esto, precisamente, será objeto de conversaciones en la reunión por el “Convenio sobre conservación y desarrollo de los recursos ícticos en los tramos limítrofes de los ríos Paraná y Paraguay”.