La pobreza sigue como el gran desafio a vencer en Corrientes.

Desde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informaron en las últimas horas sobre los resultados de un relevamiento realizado a escala nacional.

En los centros urbanos más poblados, donde se destacó que el porcentaje de la población argentina que no cubre la canasta básica (es pobre) aumentó 1,6 puntos porcentuales respecto al segundo semestre de 2017.
En este escenario, los números fueron lapidarios con la realidad del Nordeste y más incluso con la correntina que quedó con los guarismos más elevados, con el 36,8 por ciento de las personas en situación de pobreza.

Retomando la órbita nacional, el sondeo reveló que el 27,3 por ciento de la población del país está debajo de la línea de la pobreza (7,5 millones de personas), mientras que el 4,9 por ciento (1,3 millones de personas) se ubica en la indigencia (sin cubrir sus necesidades básicas).
De acuerdo al análisis estadístico brindado por el organismo nacional responsable del estudio, el aumento se explica por el insuficiente aumento del empleo, más aún frente a un singular crecimiento de la oferta de trabajadores y a que se aceleró la inflación, y debilitó el poder de compra de las familias.

Las expectativas por los datos parciales de la segunda mitad del año -que se harán públicos a comienzos de 2019- indican que quedará nítidamente reflejado el efecto negativo del mayor impacto de la devaluación y de la suba de los precios sobre la capacidad de compra de los salarios y jubilaciones, tal como señala el detalle oficial del Indec.
La situación correntina:
En los cuadros estadísticos, queda en evidencia la pésima situación latente en Corrientes, en cuanto a los niveles de pobreza e indigencia. Es que en el país, sólo es superada por Santiago del Estero, con el 37,2 por ciento de la población sin posibilidad de cubrir la canasta básica.
Si se posa la mirada en el Nordeste argentino, Corrientes ocupa el primer lugar, con el 36,8 por ciento de pobres, seguida por el Gran Resistencia, con 28,8, quedando a escasos puntos Posadas (Misiones), con 28,5 por ciento. Formosa cierra la lista con el 24,9 por ciento.

Pero si se quiere adoptar una perspectiva optimista, más detallista, también se podrían analizar los porcentuales desde 2016 hasta el primer semestre de 2018 (correspondiente a esta muestra). En este caso, se podría señalar que hubo una leve baja en los números de pobreza de Corrientes.
Resulta oportuno recordar que los niveles alarmantes dejaron a este conglomerado en la mira de todos cuando el segundo semestre de 2016 se informó que se había alcanzado el 39,5 por ciento, empeorando en el primer semestre del año siguiente, con el 40 por ciento inmerso.

Sin embargo, desde la segunda mitad del año pasado hubo una tenue caída de los guarismos (3,1 puntos porcentuales), cuando se pasó a contar con el 36,9 por ciento de pobres.
Así, si alguien quisiera sostener esta mirada positiva, se podría resaltar que en la primera parte de este 2018 la pobreza disminuyó a 36,8 por ciento. De todas formas, un porcentual para nada alentador que obliga a las autoridades provinciales a redoblar esfuerzos y estrategias para salir de un encasillamiento en el que el desarrollo aún está en veremos.